Posts Tagged ‘jardin urbano’

flor de luchuga!

arbol de luchuga

Una de mis mayores esperanzas esta temporada de cultivo, era la lechuga. El año pasado había crecido como una viña mientras que los tomates y rabanitos la esperaban en la ensalada.

Por eso, este año ubique la planta bajo la sombra, regándola regularmente para que creciera sana, pero la planta tomo su propia forma y siguió su propio camino…:creció en forma de árbol.

espigado

No solo eso, sino que empezó a dar flores!!!! Hermosas florcitas amarillas en forma de estrella. Busque en revistas y libros el porque y si esto era normal en las lechugas. Y si lo es cuando hace mucho calor. La lechuga “espiga” cuando el calor es muy intenso, lo cual hace que de flores, y que las flores den semillas. Semillas??? Si, montones de ellas!!

 

 

En realidad, dos tipos de flores aparecen, unas pequeñas amarillas y otras estrellitas llenas de peluza, es en estas donde las semillas se encuentran. Cada florcita da unas 10 diminutas semillas que serán plantadas el año que viene, esta vez mas temprano en la temporada, apenas empiecen los días cálidos y si el calor viene apresurado mantendré las plantas en el interior de la casa en un lugar fresco y donde les llegue la luz del sol que necesitan.

 

 

Para sacar las semillas solo hay remover las peluzas

No hay mal que por bien no venga, dice el dicho. Y así es. Si la planta no hubiera “espigado” el año que viene tendria que haber comprado mas semillas y hubiera sido difícil conseguir semillas que no estén geneticamente modificadas (esas se consiguen fácilmente en cualquier supermercado), pero las semillas puras, con todas las propiedades que la Madre Tierra deposita en ellas son difíciles de encontrar. Hoy, en nuestra sociedad capitalista, grandes corporaciones poseen “derechos de propiedad” sobre las semillas de millones de plantas y frutos, para luego vendernos lo que nuestra Tierra nos da libremente.

 

 

La peluza crece de las semillas

 

Asi, tengo guardadas mas 100 semillitas que me darán unas ricas ensaladas en los años por venir.
“Los fracasos también son éxitos”, me enseño la Madre Tierra………

flor con peluza donde se encuentran las semillas

Anuncios

1ra cosecha

La primera cosecha!! Delicioso perejil y exquisitos rabanitos.

Gracias Madre Tierra por darnos de tus frutos libremente!!!

 

cosecha by Laura Morales

   (solo uno en la foto porque los otros ya los hicimos ensalada!!)

………..

jardin vegetal 2


Nueva primavera, nueva oportunidad de cultivar algunos vegetales en el balcón!! Esta vez, para que no suceda lo mismo que la temporada anterior (ver aqui), me prepare un poco mas. Descubrí que hay muchísimos lugares donde gente se reúne para re-aprender a ser independientes y re-descubrir los beneficios de cultivar nuestra propia comida. Uno de esos lugares me enseño como cuidar de mis plantitas, ya que no solo necesitan de agua y atención para crecer sino que también necesitan “comida” y esto no tiene por que ser algo artificial y malo para la salud como químicos o fertilizantes. Descubrí que en mi cocina esta todo lo que mis plantitas necesitan para crecer sanas. Algunas de esas cosas son:

-El agua que usamos para cocinar papas, huevos, fideos, arroz, verduras, etc. Al hervir, esta agua absorbe el calcio y las vitaminas de lo que se hierve y es muy buen fertilizante! Lo que si, hay que esperar a que el agua se enfríe antes de regar las plantas con ella!!

-Cafe molido. Después de preparar el café, podemos rocear las plantas con los restos del café usado

-Restos de frutas y verduras. Los liquamos en la procesadora agregando agua, creando un jugo lleno de nutrientes que le encantara a las plantas.

Esto es todo, de lo demás se encarga la Madre Tierra! Ella lo hace simple y sin esfuerzo, requiriendo de nosotros solo la voluntad y la simple atención de alimentarlas y regarlas. Y como resultado tenemos no solo alimento sano sino la satisfacción de haber visto una simple y minúscula semilla crecer y florecer hasta dar el fruto que alimentara nuestro cuerpo (y nuestra alma).

jardin vegetal. 1° intento

 

En la primavera del 2010, empece por fin con un proyecto al cual le di muchas vueltas por unos cuantos años. La tentación por la comodidad era fuerte; pero mi deseo de cambio mas un brillante sol directo al balcón era la combinación necesaria para librarme de la costumbre.

Sin saber muy bien por donde empezar, comencé por donde sabia. Primero lo primero: que necesito? Esto resulto fácil: tierra , macetas y semillas, los que podría conseguir en cualquier supermercado. Hoy se que hay maneras mas fáciles, eco-logicas y económicas de conseguir lo necesario para comenzar y mantener un jardín vegetal.

Busque semillas de hierbas y vegetales que fueran fácil de cultivar. Descubrí que la facilidad depende del clima y de las condiciones del suelo; pero que la lechuga, el tomate, las remolacha, rabanitos, acelga, espinaca y las chauchas se dan muy fácilmente en cualquier sitio y que las hierbas como el perejil, cebollines, albaca, romero, orégano y menta son excelentes para cultivar en el balcón, el patio o en el interior de la casa.

 

cajón en el que creció el tomate

Comprar la tierra resulto mas complicado de lo esperado. Tierra fértil viene en diferentes grados, con distintas formulas que las distintas marcas anuncian como mas efectivas. Me incline por las marcas que parecían libres de químicos.

Tenia la idea de re-usar y reciclar lo mas posible, así que de un vecino rescate dos cajones de un modular viejo que pensaba tirar a la basura, también rescate de ser basura un par de macetas nuevas que mi suegra ya no usaría, corte por la mitad un bucket vacío de arena higiénica para gatos que un día nos vimos en urgencia de comprar y presto!! tenia todo lo necesario! y ahora que?

 

 

los tomates que no llegaron a madurar

Necesitaba algo mas, necesitaba saber como y cuando plantar y cosechar. Descubrí que hay muchos y buenos sitios online con información en como cultivar nuestros alimentos en lugares pequeños como patios y balcones; también encontré muchos libros en la biblioteca local. Una vez lista, me dispuse a disfrutar, y lo hice.

Ver como con nuestras manos ayudamos a una pequeña semilla a convertirse en planta y dar frutos nos brinda una conexión total con los ciclos de la naturaleza, una realización que todo y todos somos uno, un sentimiento de respeto y pertenencia hacia esta Tierra que da vida a todo lo que en ella crece.

 

 

 

 

 

perejil para el pesto

Perfeccione mi pesto con el perejil de mis manos, hice comidas mas sabrosas con los cebollines y los mates con menta eran mucho mas ricos. Pero, a pesar de toda mi intención, no obtuve ninguno de los vegetales que planté: la lechuga creció en una forma alargada y con apenas un par de hojas por no tener suficiente luz del sol, las remolachas no tuvieron suficiente profundidad, y una noche de fuerte viento termino cortando por la mitad la frágil planta de tomate (aunque pude rescatar dos tomatitos y hacer una pequeña ensalada)

Pero lo mas importante, aprendí. Gracias a lo que salio bien y lo que salio mal, aprendí. Y la primavera que viene sera mas productiva, y la siguiente aun mejor.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: